La piedra y la naturaleza  
     

Del latín "Boscus Sacro" o "Bosci Sacrum" (que significa bosque sagrado) nació la palabra "Bussaco" o "Buçaco".

"Serra do Bussaco" o "cadena de montañas de Bussaco", fue en la antigüedad, no el nombre de la colina, pero una descripción de "la colina donde está el bosque sagrado". El nombre original de la cadena de montañas fue "Alcoba" y tuvo su origen en el significado árabe de "lugar de descanso o lugar para dormir" tal vez porque está a medio camino entre Lisboa y Oporto y era un bueno lugar para descansar en el tiempo de los árabes - ¿quién sabe?!

"Serra da Alcoba" eras un conjunto mucho más amplio de las montañas, que incluyen también Caramulo y que se extendía desde el río Mondego a Río Vouga, como una muralla natural, dividiendo el interior, y la tierra costera del centro de Portugal.

Después de la batalla de Bussaco en 1810, el nombre de la montaña, ha cambiado definitivamente a "Serra do Buçaco" y el nombre de "Alcoba" ha sido abandonado.

 
     
 
Con la primera piedra de la construcción lanzada en 1620 por la orden religiosa de los Carmelitas Descalços (Carmelitas Descalzos), el conjunto arquitectónico del monasterio, ha sido siempre un lugar para el descanso y la contemplación.
 

Después de la extinción de las órdenes religiosas y de la muerte del último monje en 1830-40, los edificios fueron utilizados como cuarteles, como muchos otros monasterios en Portugal. Más tarde, nuevos edificios se comenzaron a desarrollar, a fin de dar cobijo a las personas que se sintieron atraídos por los majestuosos bosques.

.
 
     

 

En 1888, por la influencia de Emidio Navarro y por la pluma del arquitecto italiano Luigi Manini, parte del complejo fue destruido para dar lugar a el entonces llamado Grande Hotel do Bussaco - El último palacio construido por la monarquía portuguesa.

     

Con la conclusión del edificio principal, el proyecto continuó con varios otros cambios, como en la Casa dos Cedros, de acuerdo con los planos del arquitecto Nicola Bigaglia.

 

     
 

La posición majestuosa sobre el horizonte, era un hecho que influyó en el avance del proyecto, incluso en épocas de gran inestabilidad, como las de la implantación de la República.

     

El complejo Occidental fue el último en ser desarrollado. Los campos agrícolas y árboles frutales, se mantuvieron durante muchos años, junto con algunos de los edificios habian sido desarrollados durante el siglo XIX.

La fase final del complejo (proyectado por el arquitecto portugués Norte Júnior en 1905) fue el Anexo Real, también conocido como "Casa dos Brasões". Norte Júnior sería más tarde invitado a regresar a este complejo para renovar la llamada "Casa das Pedrinhas".

 
     
  En la década de los 80's del siglo XX, una vasta renovación fue hecha por la mano del arquitecto portugués José Paulo Santos, con el fin de adaptar el famoso edificio a las modernas exigencias de los hoteles de excelencia. Este complejo es, sin duda, una de las piedras preciosas de la arquitectura en Portugal.